El Tribunal Supremo confirmó el auto.

Al fin hemos llegado al Tribunal Supremo y, lo que es más importante, nos ha dado la razón: confirma las medidas cautelares. Alguien podría pensar que soy un paranoico de las medidas cautelares, pero quien esté en la brega del contencioso-administrativo sabrá que si consigues cautelares tienes justicia. En caso contrario, no. Sobre todo si trabajas en temas ambientales.
Pues como decía, el TS ha confirmado un auto de cautelares que suspendió la autorización de un parque eólico, no Valdesamario, sino otro de al lado. Lo importante, la doctrina que puede ir asentando: deben hacerse la evaluaciones de impacto ambiental teniendo en cuenta todos los elementos necesarios para que el parque funcione; también los parques colindantes. Esto es esencial para lograr una justicia ambiental eficaz.

Artículo en la revista Quercus sobre el control judicial de los parques eólicos

Podéis echar un vistazo a los últimos pronunciamientos de la Justicia sobre unos parques eólicos en zona más meridional de Urogallo cantábrico. Es una tribuna de opinión en la revista Quercus.

El TSJ de Castilla y León argumenta la ilegalidad de la fragmentación de los proyectos así como la inadecuada evaluación de impacto ambiental realizada.

La protección jurídica de las montañas de los osos

En la página web de la Fundación Oso Pardo, recién renovada y potenciada, podéis encontrar un breve artículo mío sobre la protección de las montañas de los osos en España. Por supuesto que también eso protege al oso directamente. Pero bueno, es mejor que lo leáis.

http://www.fundacionosopardo.org/media/docs/La_proteccion_juridica_del_oso_Carlos_G._Anton.pdf

Visitad la página de la FOP, merece la pena.